martes, 12 de agosto de 2008

¿Qué debemos tener en cuenta para una buena redacción de textos?

A la hora de redactar sus textos es muy importante tener en cuenta unos sencillos consejos. Nunca se olvide de lo siguiente:

1. Pregúntese si de verdad tiene algo qué escribir

2. Decida cómo quiere contarlo: ¿En forma de noticia? ¿De artículo? ¿De ensayo? ¿O simplemente quiere elaborar una nota corta?

3. Haga un bosquejo de su escrito. No importa que sean al principio unos cuantos garabatos, pero elabore un esquema de las ideas principales y las secundarias. Piense en los datos que necesitará, las estadísticas que utilizará y las fuentes de donde serán tomadas.

4. Comience con un primer párrafo que atrape al lector. Despierte su curiosidad y las ganas de seguir leyendo las siguientes líneas.

5. No se olvide de sus mejores amigas. Las preguntas: ¿Qué?, ¿Quién?, ¿Cómo?, ¿Cuándo?, ¿Dónde?, ¿Por qué?

6. El lector de hoy está más ocupado que nunca y dispone de poco tiempo. Es mejor si las notas son cortas y precisas. Si desea ofrecer mayor información divida su artículo en varias entregas y vaya presentádolas como “primera parte”, “Segunda parte”, etc.

7. En caso de que sea necesario dar una mayor información, inserte hipervínculos para que el lector vaya a otras páginas en donde podrá leer estadísticas, biografías de autores, reseñas biográficas de regiones.

8. A la hora de producir su texto preocúpese de que éste tenga:

o Claridad
o Coherencia
o Precisión
o Un léxico adecuado
o Buena combinación de frases largas y cortas

9. Aléjese todo lo que pueda de los enemigos de la buena redacción:

o La incoherencia
o La falta de claridad
o La redundancia
o El léxico miserable
o El léxico rebuscado
o El texto que nadie entiende
o La excesiva adjetivación
o Las formas pasivas del lenguaje

10. Resista a la tentación del facilismo. Por nada del mundo caiga en el pecado capital de “Seleccionar, copiar y pegar”. Si necesita pedir prestado un texto ajeno cítelo y déle crédito al autor. Si lo que desea es dar a conocer un escrito completo de otra persona, pídale permiso y publíquelo completo. O, simplemente, cree un vínculo para que el lector vaya a la página en donde pueda encontrarlo.

11. ¿Todavía está leyendo esto? No. No es posible. Es hora de que estuviera trabajando en su texto. Manos a la obra. ¡A trabajar! O mejor: ¡A escribir!